Mariposas Azules

Ir abajo

Mariposas Azules

Mensaje por Nithays el Mar Nov 29, 2011 3:45 pm

Hace tiempo soñaba con poder volar libremente. No sentir nunca más dolor, ni tristeza ni toda aquella sensación angustiosa que me hiciese llorar injustamente. Un buen día de camino a la casa de campo de mis abuelos, en Leoncity, una fascinante mariposa de color azul zafiro pasó por delante de mis ojos. Como mis padres, aquellos que siempre discutían hasta por quien respiraba más aire, no se percataron que me desvié del camino tras aquel lindo y fascinante ser. No se cuanto tiempo estuve siguiéndola, pero cuando me quise dar cuenta la noche había caído y estaba sola rodeada de un sin fin de árboles lúgubres. Me senté a los pies de uno, rodeé mis piernas con los brazos y me puse a tararear la nana que que le cantaba a mi pequeño hermano.
Una lucecilla azulada comenzó a danzar delante de mí, a ella se unieron progresivamente más y más. Cuando me quise dar cuenta había mas de una centena de aquellas luces. Poco a poco comenzaron a hacer una brecha de luz, iluminando el centro vacío. Al final de aquel pasillo improvisado, surgió una silueta femenina alargada; parecía danzar cuando caminaba, acercándose a mi, riendo con un suave tono de voz. Se agachó delante mía. Mis ojos negros se cruzaron con los suyos turquesas, y por primera vez en mi vida, me sentí como si volase. extendió su mano grisácea y la acepté.
Aunque sentí un ligero dolor al incorporarme, se pasó en seguida. Ni tenía frío, ni me sentía frustrada. En mi cabeza podía escuchar como aquellas luces cantaban una melodía preciosa y a la misma vez, me sabía aquella canción.
La chica que ahora sostenía mi mano, había desplegado un par de alas azul zafiro que me recordaban mucho a la mariposa que perseguía. Se alzó un par de centímetros del suelo, y comenzó a danzar con el rítmico y bello vuelo que tienen las mariposas. Las luces azules que me rodeaban la siguieron a su vez. Intenté correr tras ella, pero no sentía el suelo bajo mis pies, pero aun así me estaba moviendo, bajé la mirada y vi que al igual que ella, yo también estaba flotando en el aire, danzando como ella. Miré a mi espalda y vi dos alas violetas desplegadas.
- Me alegro de que decidieses volver. Has estado mucho tiempo fuera.
Miré a la chica que no muy lejos, seguía mirándome. Sonrió ante mi expresión incrédula.
- No se de qué me hablas.- aunque ni a mi me pareció convincente mi respuesta.
- No todos los días regresa un hada de los humanos, pero en el fondo tu hada seguía latiendo.
De pronto, todos aquellos pensamientos que tuve, no era más que la añoranza a lo que era. Ahora podía entender por que quería volar, por que sentía que éste, no era mi mundo. Por fin cobraba sentido el que mis padres para mí, no fuesen mas que dos extraños.
- Hay que volver, los humanos te buscan.
Ni pensé en despedirme de ellos, me giré a aquel arbol que me había arropado en la noche y bajo sus pies un cuerpo vacío. Tenían todo lo que necesitaban, un cuerpo al que llorar...


"Necesitamos sentir que somos parte de algo o alguien para darle sentido a esta vida"

_________________
avatar
Nithays
Admin
Admin

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 03/04/2010
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.